Julio Cortázar

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Lee el resto de esta entrada »

James Joyce

La tarde de agosto había caído, gris y cálida, y un aire tibio, un recuerdo del verano, circulaba por las calles. La calle, los comercios cerrados por el descanso dominical, bullía con una multitud alegremente abigarrada. Como perlas luminosas, las lámparas alumbraban de encima de los postes estirados y por sobre la textura viviente de abajo, que variaba de forma y de color sin parar y lanzaba al aire gris y cálido de la tarde un rumor invariable que no cesa.
Lee el resto de esta entrada »

abril 3rd, 2008Una madre – James Joyce

James Joyce

El señor Holohan, vicesecretario de la sociedad Eire Abu, se paseó un mes por todo Dublín con las manos y los bolsillos atiborrados de papelitos sucios, arreglando lo de la serie de conciertos. Era lisiado y por eso sus amigos lo llamaban Aúpa Holohan. Anduvo para arriba y para abajo sin parar y se pasó horas enteras en una esquina discutiendo el asunto y tomando notas; pero al final fue la señora Kearney quien tuvo que resolverlo todo.

La señorita Devlin se transformó en la señora Keamey por despecho. Se había educado en uno de los mejores conventos, donde aprendió francés y música. Como era exangüe de nacimiento y poco flexible de carácter, hizo pocas amigas en la escuela. Cuando estuvo en edad casadera la hicieron visitar varias casas donde admiraron mucho sus modales pulidos y su talento musical. Se sentó a esperar a que viniera un pretendiente capaz de desafiar su frígido círculo de dotes para brindarle una vida venturosa. Pero los jóvenes que conoció eran vulgares y jamás los alentó, prefiriendo consolarse de sus anhelos románticos consumiendo Delicias Turcas a escondidas. Sin embargo, cuando casi llegaba al límite y sus amigas empezaban ya a darle a la lengua, les tapó la boca casándose con el señor Keamey, un botinero de la explanada de Ormond.
Lee el resto de esta entrada »

James Joyce

No había esperanza esta vez: era la tercera embolia. Noche tras noche pasaba yo por la casa (eran las vacaciones) y estudiaba el alumbrado cuadro de la ventana: y noche tras noche lo veía iluminado del mismo modo débil y parejo. Si hubiera muerto, pensaba yo, vería el reflejo de las velas en las oscuras persianas, ya que sabía que se deben colocar dos cirios a la cabecera del muerto. A menudo él me decía: “No me queda mucho en este mundo”, y yo pensaba que hablaba por hablar. Ahora supe que decía la verdad. Cada noche al levantar la vista y contemplar la ventana me repetía a mí mismo en voz baja la palabra parálisis. Siempre me sonaba extraña en los oídos, como la palabra gnomo en Euclides y la palabra simonía en el catecismo. Pero ahora me sonó a cosa mala y llena de pecado. Me dio miedo y, sin embargo, ansiaba observar de cerca su trabajo maligno.
Lee el resto de esta entrada »

Rodolfo Walsh

Salió no más el 10 —un 4 y un 6— cuando ya nadie lo creía. A mí qué me importaba, hacía rato que me habían dejado seco. Pero hubo un murmullo feo entre los jugadores acodados a la mesa del billar y los mirones que formaban rueda. Renato Flores palideció y se pasó el pañuelo a cuadros por la frente húmeda. Después juntó con pesado movimiento los billetes de la apuesta, los alisó uno a uno y, doblándolos en cuatro, a lo largo, los fue metiendo entre los dedos de la mano izquierda, donde quedaron como otra mano rugosa y sucia entrelazada perpendicularmente a la suya. Con estudiada lentitud puso los dados en el cubilete y empezó a sacudirlos. Un doble pliegue vertical le partía el entrecejo oscuro. Parecía barajar un problema que se le hacía cada vez más difícil. Por fin se encogió de hombros.

—Lo que quieran… —dijo.

Ya nadie se acordaba del tachito de la coima. Jiménez, el del negocio, presenciaba desde lejos sin animarse a recordarlo. Jesús Pereyra se levantó y echó sobre la mesa, sin contarlo, un montón de plata.
Lee el resto de esta entrada »

marzo 13th, 2008Esa mujer – Rodolfo Walsh

Rodolfo Walsh

 

El coronel elogia mi puntualidad:

—Es puntual como los alemanes —dice.

—O como los ingleses.

El coronel tiene apellido alemán.

Es un hombre corpulento, canoso, de cara ancha, tostada.

—He leído sus cosas —propone—. Lo felicito.

Mientras sirve dos grandes vasos de whisky, me va informando, casualmente, que tiene veinte años de servicios de informaciones, que ha estudiado filosofía y letras, que es un curioso del arte. No subraya nada, simplemente deja establecido el terreno en que podemos operar, una zona vagamente común.

Desde el gran ventanal del décimo piso se ve la ciudad en el atardecer, las luces pálidas del río. Desde aquí es fácil amar, siquiera momentáneamente, a Buenos Aires. Pero no es ninguna forma concebible de amor lo que nos ha reunido.
Lee el resto de esta entrada »

Haroldo Conti

A veces pienso en mi viejo.
O es un barco que parte o esa gente vagabunda que trae el verano o simplemente una luz en el río. Entonces me siento en la costa y pienso en mi viejo.
Para todos, para mí mismo, la historia comienza el día que hizo volar en pedazos al Raquelita, en el 28. Era una chata de once metros con un motor Regal. El viejo tenía la maldita costumbre de mojar un papel retorcido en el carburador, luego quitaba el cable de una de las bujías, lo arrimaba al block y con la chispa encendía el papel y con el papel uno de esos cigarros que llevaba desparramados por los bolsillos. Recuerdo aquel olor pestilente y las grandes manchas marrones con dos y hasta tres aureolas en tonos más débiles donde tenía un bolsillo que había sido alcanzado por el agua. Esto sucedía bastante a me-nudo, de manera que en los viajes largos era común ver algunos cigarros secándose sobre el block. Echaban un humo más pa-recido al de una estopa empapada en gasoil que al de un auténtico cigarro.
Lee el resto de esta entrada »

Cinco aventuras de Sherlock Holmes   Arthur Conan DoyleSherlock Holmes es un personaje ficticio, protagonista de una serie de 4 novelas y 56 relatos de ficción, reunidos en lo que se llama Canon holmesiano publicados en su mayoría en The Strand Magazine. Fue creado en 1887 por Sir Arthur Conan Doyle.
Sherlock Holmes es el prototipo de investigador cerebral por excelencia e influyó en gran medida en la ficción detectivesca posterior a su aparición. Aunque podemos considerar a Auguste Dupin, creado por Edgar Allan Poe, como un personaje predecesor muy similar, la genialidad excéntrica de éste no alcanzó la enorme popularidad que Holmes y su autor alcanzaron en vida de éste (“The Strand Magazine” publicaba las aventuras de Holmes a precios muy asequibles, y muchos “lectores comunales” de diversas industrias leían las obras de Doyle en voz alta como una suerte de “radio” victoriana, práctica ya habitual con la obra de Charles Dickens).

Este libro contiene: “La liga de los pelirrojos” / “La aventura de un caso de identidad” / “El misterio del Valle de Boscombe” / “La aventura de las cinco semillas de naranja” / “El carbuncio azul”

Descargar libro digital  “Cinco aventuras de Sherlock Holmes” en PDF

enero 27th, 2008somos El Taller Literario

somos El Taller Literario

El Taller Literario es un proyecto que ya tiene 8 años en internet. Fue evolucionando, cambiando rumbos, creciendo, descansando… y a partir de enero de 2008 empezamos de cero nuevamente con un formato renovado.
Lo que intentamos lograr es poner a disposición de las escritoras y los escritores herramientas para que puedan enriquecer su estilo, sus ideas y abrir un espacio de discusión y colaboración.
Además, abrimos una biblioteca digital de biografías y obras literarias de consulta gratuita, fomentando la lectura y el debate.
Actualizamos el sitio diariamente, incorporando noticias literarias, culturales y del arte hispanoamericano.
La misión es clara: formar un espacio nuevo y necesario para aquellas personas que escriben y quieran seguir enriqueciendo su visión, y además, para todos quienes estén interesado en el mundo de la literatura, el arte y las actividades culturales.
Para comunicarse con este Blog, por favor, utiliza este formulario de contacto.

Una guía de nuestros recursos:

POESÍAS: Las obras en verso más significativas de los poetas universales.

CUENTOS: Relatos, cuentos e historias de los grandes escritores en prosa y de la narrativa clásica y contemporánea.

BIOGRAFÍAS: Una completa biblioteca de las biografías de los mejores escritores, y personajes de la Literatura.

LIBROS: Descarga de libros digitales de las mejores obras de la literatura universal.

TALLER DE ESCRITURA: Recursos y escritos sobre el arte de escribir. Herramientas, lecturas y estilos.

CONCURSOS LITERARIOS: Una base de cértamenes para que los escritores puedan presentar sus obras y participar de premios a nivel mundial.

NOTICIAS LITERARIAS: Actualizado día a día, las noticias literarias, culturales y artísticas del medio hipanoamericano.

Especial - 100 años de Julio Cortázar


Taller de escritura Poesía PDF Pablo Neruda Oscar Wilde Noticias Navidad Mario Vargas Llosa Mario Benedetti Literatura Uruguaya Literatura Latinoamericana Literatura infantil Literatura Chilena Literatura Argentina Literatura Libros Lectura Julio Cortázar José Saramago Jorge Luis Borges Homenaje Harry Potter Gratis Gabriel García Márquez Feria del Libro Federico García Lorca Ernesto Sábato Ernest Hemingway Entrevista Ebook Descarga Cuentos Cuento Concursos literarios Cine Certámen de Poesía Certámen de Novela certámen de cuentos Certámen de Cuento Certamen de narrativa Buenos Aires Biografía argentina Alejandra Pizarnik 2011

Para intercambiar enlaces, ven aquí.